La “pantalla azul de la muerte” (BSOD por su siglas en Inglés) al parecer seguirá siendo un ícono para identificar a Windows durante muchos años más. Siendo que, por lo menos en lo que a mí respecta, no me he encontrado con una desde que utilizaba Windows XP.

Aun así, en algún lugar del mundo un verdadero fanático de Windows decidió tatuarse el texto de esta pantalla en su brazo para demostrar que su geekismo no tiene límites.

Fuente: GeeksAreSexy.

Written by Francisco I. Leyva